#ParisAgreement

“Este 12 de diciembre del 2015 podemos tener un día histórico y un gran momento para la historia de la humanidad.”

Estas fueron las palabras del presidente francés, François Hollande, al concluir ayer la Cumbre del Clima celebrada en París. Los 195 países reunidos allí lograron alcanzar el primer acuerdo global para luchar contra el cambio climático tras el fracaso de Copenhague en 2009. Por primera vez se han sumado a las negociaciones China y Estados Unidos, dos de los países más contaminantes del mundo

El acuerdo de París fija, entre otros objetivos, elevar los “flujos financieros” para encaminarse hacia una economía con menos emisiones de gases de efecto invernadero, los grandes protagonistas del cambio climático.

Con este pacto no solo  se admite la existencia de este problema, sino que se reconoce la responsabilidad del hombre en la subida de la temperatura del planeta.

El protocolo de Kioto de 1997 supuso un fracaso en la defensa del medio ambiente, ya que solo logró cubrir el 11% de las emisiones mundiales. En esta ocasión se han centrado los esfuerzos en proponer un objetivo concreto y obligatorio (ya que el pacto es vinculante y, por lo tanto, legal) que consiste en conseguir que la temperatura de la Tierra suba menos de 2 grados centígrados hasta finales de siglo o incluso procurar no subir de 1,5 grados.

El acuerdo, que entrará en vigor en el 2020, establece un mecanismo de revisión al alza de los compromisos cada 5 años. Asimismo, cada país ha propuesto sus aportaciones voluntarias para reducir las emisiones que, una vez ratificadas, deberán cumplirse por ley, lo cual -en teoría- garantiza el cumplimiento de los objetivos y la posible revisión de las acciones a medida que se van viendo los resultados.

El pacto establece diferencias en cuanto a los compromisos en función de su nivel económico; de esta manera fija un modelo de financiación que obliga a los países desarrollados a dotar con 100.000 millones de dólares  anuales un fondo que posibilite a los países con menos recursos reducir sus emisiones.

El cambio climático es uno de los mayores problemas que aborda la humanidad hoy en día y que, por desagracia, es irreversible e imparable. Sus efectos ya son claramente visibles en las cada vez más frecuentes inundaciones, sequías y alteraciones en la temperatura que sacuden a todo el planeta. Después de dos semanas de negociaciones, el mundo entero se ha unido para frenar los efectos de esta realidad provocada por la realidad del hombre pero que, aunque sea un paso en la buena dirección, no es ni mucho menos la solución definitiva para salvar el planeta.

Pese a que es el primer acuerdo vinculante firmado por los países más contaminantes del mundo, mucha gente en las redes sociales se muestra escéptica y decepcionada con este pacto:

Sin título1

Sin título2

Sin título3

Sin título4

Sin título5

Sin título9

Pero no todos… algunos mantienen la esperanza y creen que este pacto de verdad marca un antes y un después en la defensa de nuestro planeta:

Sin título6

Sin título7

Sin título8

Marta González de la Fuente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s